28/7/13

Reseña: Bajo la misma estrella, de John Green

Título: Bajo la misma estrella
Título original: The fault in our stars
Autor: John Green
Editorial: Nube de tinta
Nº de páginas: 302
Serie: No
ISBN: 9788415594017
Os presentamos a Hazel Grace. Dieciséis años y enferma de cáncer. Su madre piensa que está deprimida y por eso la ha obligado a asistir a un grupo de apoyo que se reúne en una iglesia episcopal. Todo resulta de lo más deprimente hasta que aparece Augustus Waters. Diecisiete años, una pierna ortopédica y un físico que quita el hipo. Al menos el de Hazel. Ambos son dolorosamente conscientes de su situación y ambos quieren comerse el mundo antes de decir adiós, y por eso emprenden una aventura tan loca como imposible: viajar a Amsterdam y plantarse en la puerta de Peter van Houten, el escritor favorito de Hazel, el único que tiene las respuestas a todas sus preguntas.
Aunque el tema del cáncer me echaba un poco para atrás, una amiga se enamoró locamente de este libro y entre eso y sus buenísimas críticas pues me lo leí.

Su protagonista es Hazel Grace, quien narra este libro. Casi al principio cuenta que su madre la obliga a ir a un grupo de apoyo para gente con cáncer, en el que conoce a Augustus Waters, de quien se acaba haciendo buena amiga. Hazel comparte con él su libro favorito, y ambos acaban emprendiendo un viaje a Amsterdam para conocer a su escritor y poder saber detalles de su final.
Lo único a lo que pongo una pega es al viaje a Amsterdam. Yo pensaba que ocuparía gran parte de la historia porque en la contraportada parece que se le da bastante importancia, sin embargo, no dura demasiado y se pasa muy rápido.

Algo que me encanta es que tanto Augustus como Hazel son sarcásticos e ingeniosos y bromean sobre su enfermedad aunque estén en estado crítico. Positividad ante todo.
Siempre he visto de una manera lejana la muerte, pero Bajo la misma estrella la presenta de una manera diferente y cercana que hace que te sientas como si fueses la propia Hazel. No es que sea un libro bonito en general, obviamente no puede serlo teniendo como argumento principal el cáncer, pero detrás de todas esas páginas en los que los personajes están hospitalizados o lamentándose se encuentran momentos preciosos y miles de metáforas sobre la vida. No podría decir qué mensaje transmite el libro, porque está lleno de ellos.

Es un libro que realmente merece la pena. Seguro que a muchos os echará para atrás como a mí al principio por el tema del que trata pero creo que hay que superar ese miedo/respeto por los libros que tratan de enfermedades.
Si tuviera que elegir una palabra para definirlo sería realista. Pero como no tengo que elegir diré que también es dramático y divertido a la vez. Tanto las lágrimas como las risas están aseguradas.

6 comentarios :

  1. Yo me lo estoy leyendo en inglés, y por el momento me estoy enamorando de Gus, y si, se como acaba, pero prefiero no pensar en eso.
    Besos!

    ResponderEliminar
  2. Oui! Me enamoré locamente y a mucha honra, es un libro precioso!! :) Me alegro que te haya gustado guapi!!

    ResponderEliminar
  3. Hace tiempo leí un libro muy parecido a este y la verdad es que esos libros te dejan con un buen sabor de boca. No por como acaben (que pueden acabar tanto mal como bien) sino con la lección que guarda bajo toda la historia.
    Me ha gustado mucho tu reseña y quizás me anime a leerlo.
    Un besote!^^

    ResponderEliminar
  4. Quiero leer este libro por toooodos los buenos comentarios que ha recibido ^^
    Saludos!

    ResponderEliminar
  5. Aii has cambiado la puntuación!! He de decir que esta mola mazo, yo también tenía pensado cambiarla y poner un libro más mono pero hasta que lo encuentre!! Un beso!! Dios que plasta soy, me paso el día aquí jajaja

    ResponderEliminar
  6. Hola!
    me encantó este libro!:)
    me gusta mucho tu blog y te sigo nos seguimos mutuamente?
    http://mundossobretinta.blogspot.com
    besos:3

    ResponderEliminar

Muchas gracias por tu comentario. Por muy simple que sea cada uno me saca una sonrisa, por lo que los modero para no perderme ni uno. Si aún no has comentado, ¿a qué esperas para hacerme feliz?